¿ES EL DATÁFONO UN ARMA DE DOBLE FILO?